• RSS feed
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
 
Archivos por etiqueta:

Ventosa

El Camino de Santiago en La Rioja: Etapa 4; Nájera

 

Una vez que abandonamos la población de Ventosa y junto a una Bodega, un camino de tierra nos guía hacia el alto de San Antón en corta y fácil subida camino de Nájera.

Desde esta atalaya la vista se despeja y nos muestra el valle del Najerilla, terreno arcilloso cubierto, como no, de viñas dispuestas en terrazas separadas de monte bajo. La panorámica también descubre Nájera, aparentemente cercana pero realmente distante.

Se baja hasta el paso que salva la N-120 y y se continúa hacia el Poyo de Roldán, enclave donde tuvo lugar el legendario combate entre Roldán y el gigante Ferragut. También nos sale al paso un guardaviñas, construcción circular que servía de refugio a los agricultores y utilizado por los guardas de campo para custodiar las cosechas.

Nájera sigue sin presentarse y tras una fábrica de áridos cruzamos el río Yalde por un pequeño puente de madera y hormigón. Nos alejamos de su cauce y tras kilómetro y medio finalmente, ahora sí, cruzamos la N-120 con mucha precaución, para entrar en la ciudad de Nájera.

Pasamos junto al Polideportivo y continuamos por las Avenidas de Logroño y San Fernando hasta el Puente sobre el río Najerilla. Tras cruzarlo hay que torcer a la izquierda y avanzar por el paseo paralelo al río hasta el centro de la población.

Nájera fue en el periodo comprendido entre los años 918 y 1076, el centro político más importante de la Reconquista. Fue la sede del Reino de Pamplona-Nájera.

Visita obligada será el Monasterio de Santa María la Real, donde están enterrados muchos reyes y nobles vinculados a aquella dinastía.

Impresionante es el complejo rupestre que se levanta en las faldas de los montes que protegen Nájera. Son cuevas artificiales que tendrán su origen en aquellos siglos oscuros en los que las invasiones celtas crearon un clima de inseguridad para sus habitantes.

El Camino de Santiago abandona Nájera por la calle Costanilla en dirección a Azofra.

 

El Camino de Santiago en La Rioja: Etapa 3; Ventosa

 

Una vez dejado atrás el Cementerio Municipal de Navarrete, se sigue por la Carretera Nacional hasta llegar junto a la Cooperativa Vitivinícola de Sotés, donde cruzamos la carretera que se dirige a Sotés.

Se toma una pista asfaltada que llega al borde de la Autovía del Camino y en paralelo se sigue hacia el desvío que lleva a la población de Ventosa. Aquí podemos tener la posibilidad de adentrarnos en la localidad o continuar el Camino.

Llegamos así a la LR-341 y el Camino continúa por el arcén hasta acceder al casco urbano de Ventosa, sobre el que sobresale la iglesia de San Saturnino.

Llegados a la carretera LR-341, nos permite acceder al casco urbano discurriendo por un camino con bellas panorámicas.

Ventosa se distingue por su atractivo turístico por su ubicación en el Camino de Santiago, hecho que se ha potenciado con la creación de un Albergue de Peregrinos. Mucho se deja sentir esta influencia jacobea en el devenir de la historia pasada y reciente.

Así, dominando el pueblo desde lo más alto aparece la iglesia parroquial dedicada a San Saturnino, que contribuyó a la evangelización del Camino y que ha dejado numerosas advocaciones a su paso, entre las que destaca San Fermín. Asimismo, también existió un Monasterio de San Saturnino en Ventosa en el siglo XI.

Igualmente ha quedado documentada la existencia de un Hospital de Peregrinos que dataría del año 1162. Este Hospital estuvo ubicado en el número 5 de la Calle Mayor, y coincide con unos soportales donde existe una Cruz hoy restaurada en una de sus viejas columnas.

Ventosa se erige como lugar de paso y hospedaje de miles de personas que cada año se dirigen a venerar los restos del Apóstol Santiago por la Ruta Compostelana.

Abandonamos Ventosa y junto a la Bodega Vallformosa, un camino de tierra nos guía hacia el alto de San Antón en corta y fácil subida camino de Nájera.

Conocer La Rioja. En Ventosa, Mercado del Trato 2013

Se celebra en torno a la iglesia de San Saturnino en la tercera semana de Agosto con degustaciones preñados y cerdo asado.

Es un homenaje a los ancestros, los conocidos tratantes y lechoneros de la Edad Media.

Los alrededores de la iglesia de San Saturnino se transforman en un mercado tradicional donde los ventosinos demuestran sus destrezas comerciales.

Cabe recordar que los lugareños recorrían los mercados de la capital, Rioja Alta y Burgos donde adquirían los mejores productos. Luego los vendían o intercambiaban mediante el trato por especies o monedas.

 

ACCESO A EMPRESAS


Facebook