• RSS feed
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
 
Archivos por etiqueta:

La Obarenia

Conocer La Rioja. Ruta del Románico en La Rioja: La Obarenia

La Obarenia es una comarca situada en el noroeste de La Rioja, dominada por la presencia de los Montes Obarenes.

Esta comarca acoge un conjunto de obras románicas muy interesantes y es posible enlazar con otras rutas románicas muy cercanas por la zona de La Rioja Alta.

Cellorigo – Ermita de Santa María de Barrio

Las ruinas están situadas en un alto al lado de las peñas que son la imagen de la población. El edificio, una pequeña construcción, consta de una nave y una cabecera rectangular. Parece que sus orígenes se remontan a la repoblación del siglo X, como lo testimonia una puerta tapiada con arco de herradura de clara ascendencia visigótica en el muro norte.

Este muro es el mejor conservado de la ermita junto con la cabecera románica. Ésta es rectangular y está cubierta con bóveda de cañón apuntada recorrida a media altura por una imposta lisa, que sirve también de arranque al arco triunfal que lo comunica con una única nave. En el hastial Este se abre una ventana abocinada hacia el exterior.

En la iglesia parroquial de Cellorigo se conservan dos capiteles mozárabes, relacionados con la puerta cegada del muro norte. El primero de ellos tiene dos niveles separados por sogueados. El inferior contiene pencas poco estilizadas, mientras que en el superior zarcillos y penquillas se superponen y se enlazan en las esquinas formando rodetes.

En el segundo, el primer nivel arranca también de un collarino sogueado y está formado por pencas con caulículos que soportan unas hojas que se enroscan formando espirales.

En conjunto, si tomamos como referencia próxima los capiteles de la portada de Suso, éstos de Cellorigo tienen una labra de más relieve, aunque los motivos tengan más en común con la antigüedad clásica, que con la influencia árabe o local.

Poco más se conserva de este templo, pues, aparte de lo mencionado, sólo han llegado hasta nuestros días restos de muros de otras dependencias construidas en siglos posteriores.

Galbárruli – Iglesia de San Esteban

El nombre de la población hace referencia a sus posibles pobladores, los de Galba, en la repoblación ocurrida en el siglo IX.

La iglesia consta de una nave y una cabecera y fue construida en el inicio del siglo XIII. La cabecera parece algo posterior al resto de la edificación.

En la construcción se reutilizaron materiales anteriores, como así lo demuestra la puerta cegada que se abría en el muro Norte de la nave. Culminaba el muro Oeste una espadaña, que al cerrarse los tres potentes contrafuertes que se adosaron al hastial Oeste, se convirtió en una especie de torre.

Sostienen el tejado del muro sur canecillos con diferentes representaciones; animales, figuras humanas y vegetales. Los del muro Norte y los del ábside cuadrado son simples modillones.

En el muro que cierra la cabecera se abre un rosetón único en su especie en La Rioja. Consta de un hueco central en el que se entrecruzan seis círculos. Este hueco central está rodeado por otros seis más pequeños.

Los dos superiores alojan en su interior sendas estrellas de seis puntas, mientras que el de la izquierda y los dos inferiores forman motivos cruciformes; estas dos últimas en forma de aspa. Por último, en el de la derecha aparecen representados un círculo y una luneta, quizás símbolos del sol y la luna.

En una dependencia anexa se guarda una pequeña pila bautismal románica carente de decoración. La portada se sitúa en el muro Sur y es apuntada con la única decoración de una moldura lisa que hace de guarda lluvias.

Castilseco – Iglesia de San Julián

Como Sajazarra y Villaseca, Castilseco se encuentra asentado a orillas del río Roganto y su nombre está en relación con la desecación de las zonas palustres del río en los siglos XI y XII, cuando pasó de denominarse Castriello a llamarse Castello Sicco o Castilseco.

La iglesia parece que se empezó a construir a comienzos del siglo XIII al menos en lo que se refiere al presbiterio, para continuar en otra etapa constructiva con la nave.

El templo consta de una nave, un ante ábside y un ábside, separados los dos primeros por un arco triunfal sobre el que se eleva una espadaña de un único hueco. Otra espadaña de dos huecos se levanta sobre el hastial oeste.

En el exterior el ábside está dividido en cinco tramos, por cuatro columnas adosadas sobre un alto plinto, que terminan en capiteles de decoración vegetal, a excepción del segundo que lo hace en un capitel con dos cabezas coronadas. La talla de los rostros, los cabellos y la expresión anticipa la estética gótica. Los tres paños centrales son los únicos que tienen ventanas.

Todo el ábside está recorrido por dos impostas, una ajedrezada a la altura del arranque de las ventanas y otra lisa que coincide con los cimacios de los capiteles de las mismas. Por lo que respecta a los canecillos, éstos son variados, predominando las caras humanas y los rollos y cubas.

En el interior, el ábside se cubre con bóveda de horno apuntada, siendo apuntada también la bóveda del ante ábside. Las ventanas al interior constan de arco y columnillas semejantes a las del exterior.

El arco triunfal que separa la nave del presbiterio es doblado y se apoya en semicolumnas pareadas en cuyos capiteles de repiten de nuevo motivos vegetales y rostros, no tan trabajados como los del exterior.

La portada se abre en el muro sur y consta de cuatro arquivoltas apuntadas con columnas acodilladas y capiteles con el motivo más repetido en el templo, los rostros humanos.

Aquí nos encontramos con una de las más bellas obras románicas de La Rioja, y quizás, ante al más bello ábside rural de la región.

Villaseca – Iglesia de San Román

Esta población está situada en las estribaciones de los Montes Obarenes y esta iglesia de San Román, aún conserva un arco de entrada del que en su día fue un recinto amurallado. La villa se llamó Villela y pasó a denominarse Villaseca cuando se desecó la zona palustre del río Roganto que discurre por sus cercanías.

El templo cuenta con una nave de tres tramos y una cabecera con presbiterio y ábside que parece ser obra de finales del siglo XII o principios del XIII. En el interior, el ábside presenta una bóveda sostenida por dos nervios apoyados, sendas columnas con capiteles vegetales que acaban en un arco apuntado y doblado que lo separa del presbiterio.

En el exterior cuatro columnas adosadas lo dividen en cinco tramos, de los cuales sólo los tres centrales contienen ventanas, más decorada la intermedia. A la altura del comienzo de las ventanas y de los cimacios de sus capiteles recorren el ábside dos impostas. Las columnas del ábside acaban en capiteles decorados estrías y otros elementos.

Los canecillos que sostienen el tejado tienen también decoración de cabezas, rodillos, y animales. Los canecillos que decoran el muro sur de la nave muestran, entre otros motivos, personajes que acarrean cajas, puntas de estrella y ruedas.

Los arcos fajones que separan los tres tramos de la nave se apoyan en columnas pareadas coronadas de capiteles con decoración vegetal, marcados por la influencia calceatense que marca al edificio. En lo que más claramente se manifiesta el periodo de transición al gótico en que fue construida la iglesia, es en la estructura de la portada. Ésta consta de tres arquivoltas bastante apuntadas que se disponen sobre seis columnas con encapitelado continuo.

En conjunto podemos decir que en Villaseca encontramos un ejemplo claro de lo que es el románico riojano en un momento en el que el estilo gótico es ya preponderante en Europa.

Sajazarra – Ermita de Santa María de Cillas

La ermita de Santa María de Cillas se ubica en el camino que une Sajazarra y Castilseco, sobre una loma desde la que se divisan la mayoría de las localidades de la Obarenia. La ermita fue iglesia parroquial de la población del mismo nombre hasta el siglo XIII.

Se trata de una construcción sencilla, que consta de nave y presbiterio algo más estrecho. La portada se abre sobre el muro sur. También en este muro se abre otra puerta cegada en forma de herradura. El tejado de la nave está sostenido por modillones, mientras que el del presbiterio se apoya en canecillos decorados por formas muy rudimentarias, cabezas de animales, barriles, figuras humanas…

En el interior, tanto la nave como el presbiterio están cubiertos por bóvedas de cañón apuntadas, apoyada en un arco triunfal que las separa y un arco fajón que divide en dos la nave. Una imposta recorre tanto la nave como el presbiterio.

Sajazarra – Iglesia de la Ascensión

La villa se encuentra encajada en un meandro que forma el río Roganto y la forma primitiva de su nombre, Sagga Zahar, sugiere que proviene del árabe con el significado de Laguna de la Flores, lo que no está en desacuerdo con la antigua característica palustre del río Roganto.

La iglesia estaba en un principio adosada a la muralla exterior que rodeaba la población y cuenta con un acceso adosado al hastial oeste. El templo, está compuesto de tres naves, de distintas épocas siendo románicas la central y la de la epístola.

La nave Central, de principios del siglo XIII, tiene una cabecera rectangular con bóveda de cañón apuntada separada de la nave por un arco triunfal apuntado y doblado con capiteles esquemáticos vegetales. La nave está dividida en dos tramos por un arco fajón apoyado en pilastras.

En el lado de la epístola de la cabecera se abre una ventana de doble arquivolta y columnas con capiteles vegetales en los que asoman cabecillas humanas. La arquivolta exterior muestra dos filas de hojitas prismáticas y en la interior aparece una faja de ajedrezado jaqués.

Otra ventana más aparece en el último tramo de la nave de características más simples. Los muros laterales de esta nave están horadados por grandes arcadas que la comunican con las laterales. A los pies, sobre el hastial oeste, se abre una gran ventana al exterior.

La nave de la Epístola, más moderna que la anterior, tiene un testero que se acomoda a la estructura del muro que defendía la villa. A los pies tiene una portada con cinco arquivoltas muy apuntadas de clara transición al gótico. En los capiteles del arco triunfal de esta nave lateral se aprecian diversas representaciones humanas y animales de difícil interpretación datables a mediados del siglo XIII.

Fonzaleche – Iglesia de San Martín

Sobre un cerro cercano al lugar donde se cruzaban dos calzadas romanas, se encuentra la población de Fonzaleche, y en lo más alto de ella, la parroquial de San Martín. Como muchos lugares de La Rioja, fue repoblada por mozárabes a los que debe el nombre, Fonte Abdazalete, y a partir del siglo XII formó parte del Señorío del Monasterio de San Millán de la Cogolla.

La iglesia ha sufrido varias etapas constructivas, a partir de la primitiva edificación de finales del siglo XI o comienzos del XII que constaba de una nave, un presbiterio y un ábside. En la actualidad sólo es posible apreciar desde el exterior el ábside, que conserva los dos capiteles de las columnas, posiblemente exentas, que lo dividían en tres tramos, y los canecillos que muestran motivos como el sol y la luna, rostros femeninos y masculinos y diversos animales, águilas, serpientes …

La siguiente etapa constructiva consistió en la construcción de un pórtico a los pies y tuvo lugar a mediados del siglo XII; sólo se conservan uno de los arcos que sirve de postigo al nártex actual y otro cegado. Todavía en época románica se construyeron con la finalidad de dar a la iglesia el rango de Abadía, dos naves adosadas a los muros laterales de la primitiva, para formar, junto con las dos iglesias de Logroño y la catedral de Santo Domingo de la Calzada, una de las escasas muestras de iglesia de tres naves de La Rioja románica. Estas dos naves tenían por único adorno saeteras para la iluminación y canecillos de caveto para sostener el tejado. En la nave de la epístola aparece una puerta de medio punto cegada.

Foncea – Iglesia de Arce

Situada en el llano, en el sur de la población de Foncea se encuentran los restos de lo que fue la aldea de Arce. En la actualidad, del lugar sólo quedan algunos muros de las casas que la formaban, que sirven de separación a pequeños huertos cultivados.

De la iglesia, según la tradición, una posesión templaria, permanece en pie el muro norte, cuya parte exterior está totalmente cubierta de hiedra, y una construcción adosada a éste, que podría haber servido como lugar de reunión, a la manera de la iglesia de Santa María de la Piscina en San Vicente de la Sonsierra. En el muro se abre una portada apuntada con una arquivolta simple de baquetón que apea en una moldura que corona las jambas laterales.

En el interior, el muro todavía conserva el arranque de las bóvedas, que por la inclinación parecen de cañón apuntado. También se conservan las pilastras que sujetaban los arcos fajones que sostenían la bóveda, pero no así las columnas que tenían adosadas. Por los restos que han llegado a la actualidad y hasta que no se proceda a una excavación del yacimiento, no se puede deducir la forma que podía tener al ábside.

Treviana – Ermita de La Junquera

La iglesia está situada en un pequeño altozano sobre el río Junquera a unos dos kilómetros de la población.

De la antigua construcción románica, del siglo XIII únicamente restan al ábside y el ante ábside. El primero está cubierto por una bóveda de cuarto de esfera y el segundo por otra de cañón apuntado. Un arco triunfal derramado hacia la nave une esta parte del templo con la nave.

En el exterior, el ábside está dividido en tres tramos por dos haces de tres columnas, la central más gruesa que las laterales. Otra columna entrega se colocó entre el ábside y el ante ábside. Dos contrafuertes se colocaron a ambos lados del ante ábside, uno de ellos coincidiendo con el arco triunfal. Una característica que diferencia este templo de otros de la zona, es la ausencia de capiteles y canecillos. Recorre el ábside una cornisa que hace las veces de tejaroz.

En el tramo central del ábside se abre una amplia ventana descentrada y otra en el muro sur del ante ábside. En el interior, ambas están adornadas por un arco pentalobulado bastante común en la zona.

El arco triunfal es también poco común. Se trata de un arco apuntado derramado hacia la desaparecida nave por cuatro arquivoltas lisas que apoyan de forman alternativa en columnas y pilastras.

Treviana – Ermita de la Concepción

Sobre un alto que domina el pueblo, y en lo que fue el antiguo Monasterio de San Pedro, sólo quedan algunos restos de la actual ermita de la Concepción.

A pesar de que sólo se puede observar parte del ábside, los restos nos permiten adivinar las semejanzas con la otra ermita de Treviana, la de Junquera. En ambas se adivina el influjo del románico burebano. Especialmente son significativos los dos haces de tres columnas, más ancha la central, que dividen al ábside en tres tramos y la columna acodillada entre al ábside y el ante ábside.

De los tres paños del ábside, sólo se conservan casi íntegros el central y el del evangelio. En el primero se abre una ventana que se apoya en una imposta y que consta de dos arquivoltas biseladas con un baquetón central y un guarda lluvias decorado con octofolias.

En el muro norte del ante ábside se abre otra ventana de las mismas características que la anterior. En ambas una imposta arranca de los cimacios de los capiteles y ocupa todo el tramo correspondiente. Los capiteles de ambas ventanas son vegetales y animalísticos, cuadrúpedos en algunos y arpías en la mayoría.

Sosteniendo el tajaroz del ábside, restan algunos canecillos, cuyo nivel parece haber sido rebajado posteriormente. En el único haz de columnas que permanece acaba en un triple capitel con brazos, rostros y libros.

En el interior, el ábside presenta bóveda de horno apuntada y el ante ábside con bóveda de cañón apuntado enlazadas ambas mediante una especie de luneto. Está recorrido el ábside interiormente por dos impostas, una a nivel del nacimiento de las ventanas y la otra de los cimacios de los capiteles. Las ventanas al interior presentan un solo arco pentalobulado y capiteles vegetales con rostro humanos. El arco triunfal está derramado hacia la nave y presenta unos capiteles cortos y gruesos con decoración vegetal exclusivamente.

En resumen una muestra del románico riojano del final del siglo XII o principios del XIII.

 

Galería de fotos:

ACCESO A EMPRESAS


Facebook