• RSS feed
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
 
Archivos por etiqueta:

Carnes

Recetas de La Rioja: Sangrecilla de Cordero

 

La sangrecilla consiste en una elaboración a partir de la sangre de los corderos. Tras sacrificar al animal, la sangre se recoge y antes de que cuaje, se cuece y resulta un bloque que se vende en grandes trozos a peso. De forma tradicional, la sangrecilla de cordero de leche se ha considerado en La Rioja un gran manjar. La textura y sabor de este producto de la ganadería riojana encuentra cierta similitud con el sabor de la morcilla y al hígado.

Ingredientes:

Sangrecilla de cordero cocida
Aceite
Cebolla
Salsa de tomate
Huevos
Sal

Elaboración:

Se utiliza con frecuencia la sangrecilla de cordero, que se adquiere ya cocida y lista para guisar. Se trocea formando dados como de dos dedos de grueso y se echan en una cazuela con aceite y cebolla picada. Se rehoga durante unos minutos. Se echa sal y unas cucharadas de salsa de tomate. También se toma a menudo, añadiendo en el momento de servir unos huevos batidos. Se dejan en el fuego hasta que se cuajen, removiendo continuamente.

Existen variadas combinaciones culinarias para elaborar este tradicional producto. Lo que está claro es que este plato esta especialmente realizado para una minoría, ya que la cocina de vísceras es una cocina muy personal y resulta muy complicado encontrar en los restaurantes platos preparados con estos alimentos. A quien le gusta este tipo de elaboración le enamora este tipo de comida; a quien no le gusta… le resulta odiosa.

 Vinos recomendados:

Bodega Cooperativa San Cebrín de San Asensio

 Bodegas Lecea de San Asensio

 

Recetas de La Rioja – Cabecilla de Cordero asada

 

La forma tradicional de comer las cabezas de los corderos de leche se resume así: simplemente se asan en el horno.

Ingredientes:

Cabecillas de cordero de la Sierra riojana

 Patatas, a poder ser de Santo Domingo de la Calzada

Ajo

 Perejil

 Sal

Elaboración:

Para comenzar, se lavan en abundante agua fría, se limpia bien especialmente la zona de debajo de la lengua.

Una vez limpias se introducen abiertas en horno a fuego fuerte y si es horno de panadería, mucho mejor. Esta sería la manera clásica de hacer unas cabecillas.

Otra variante, al gusto, es poner al horno con un poco de aceite en el fondo del asador colocando una base de patatas cortadas un poco gruesas; sobre las patatas se echa un poco de ajo muy picado, perejil y un poco de agua. Salar las patatas y ya está. Este plato se puede acompañar con una ensalada de lechuga, tomate y cebolla.

Vinos recomendados:

Bodega Cooperativa San Cebrín de San Asensio

 Bodegas Lecea de San Asensio

 

Page 2 of 212
ACCESO A EMPRESAS


Facebook