• RSS feed
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
 

Blog


Productos de La Rioja: La Ciruela

 

Comercializada tanto como fruta fresca o como pasa, la ciruela, de la variedad Claudia Reina Verde, es una de las frutas más típicas de La Rioja. Las particularidades de los valles donde se cultiva otorgan a estas ciruelas un sabor especial, caracterizado por su dulzura.

Los valles de los ríos Iregua y Cidacos resultan idóneos para el cultivo de la ciruela, una fruta con gran arraigo en La Rioja. Debido a este hecho, los productores, junto con el Gobierno de La Rioja, crearon la marca colectiva Ciruela de Nalda y Quel.

Esta marca ampara las ciruelas de la variedad Claudia Verde tanto en fresco como deshidratadas, es decir, las ciruelas frescas y las ciruelas pasas cultivadas en 16 municipios de esos valles. En el caso de las ciruelas pasas, el proceso de deshidratación se realiza de forma tradicional y, una vez deshidratado, el fruto se protege de la humedad y de la atmósfera lo antes posible.

La Ciruela de Nalda y Quel, que siempre se recoge de forma manual, se comercializa envasada, con una etiqueta en la que figura el logotipo de este distintivo de calidad.

Beneficios:

Es rica en antioxidantes, que previenen los radicales libres causantes del envejecimiento y de enfermedades cardiovasculares. Asimismo, la ciruela contiene fibra, sorbitol y otras sustancias que previenen el estreñimiento y son saciantes, con lo que su consumo puede incluirse en dietas equilibradas de control de peso.

En el caso de las ciruelas pasas son un conocido remedio casero contra el estreñimiento ya que poseen un alto contenido en fibra, pero también tienen otras propiedades importantes como su ayuda en la reducción de colesterol.

Diversas investigaciones han demostrado que las ciruelas pasas tienen un gran efecto positivo en las concentraciones de ácidos biliares en las heces, un factor importante ya que se ha establecido una conexión entre altos niveles de este tipo de ácido en las deposiciones y el riesgo de padecer cáncer de colon.

Por lo tanto esta fruta resulta un buen antídoto protector contra en cáncer de colon.

Las ciruelas pasas también son una buena fuente de betacaroteno: 5 ciruelas pasas grandes tienen 970 IU de betacaroteno, prácticamente la quinta parte de la CDR.

Conservación:

La variedad de ciruela Claudia Reina Verde se distingue de todas las demás por ser la variedad más dulce y exquisita. El color de su piel es verde oscuro y la pulpa verde pálido muy jugosa y refrescante.

Es excelente como fruta de mesa o para la elaboración de compotas, conservas y mermeladas. Su recolección se realiza en julio y agosto.

Al comprar ciruelas hay que asegurarse de que sean firmes, no estén estropeadas y estén cubiertas de un ligero polvillo mate (polvillo). La ciruela, una vez ha alcanzado su punto de sazón, no dura más de dos o tres días. Si se compran verdes, conviene dejarlas a temperatura ambiente para que maduren.

Una vez en el hogar deben guardarse en el frigorífico durante pocos días. Antes de consumir las ciruelas, conviene lavarlas con cuidado ya que normalmente se consumen con piel.

 

 
 
ACCESO A EMPRESAS


Facebook