• RSS feed
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
 
Archivos del mes:

julio 2014

Conocer La Rioja. Valle del Alto Ebro; La Sonsierra

 

La Sonsierra riojana es sólo una parte de la región natural que perteneció al primitivo Reino de Navarra con ese nombre, que aludía a su situación bajo la Sierra de Cantabria y suponía la frontera más al sur del Reino de Castilla. La comarca riojana está constituida por los municipios de Briñas, Ábalos y San Vicente de la Sonsierra. Estos tres pueblos constituyen la única parte de La Rioja Alta en la margen izquierda del río Ebro, con excepción de una pequeña porción de la jurisdicción de Haro, próxima a Briñas y cuyas tierras de labor pertenecen en buena parte a los viticultores de esta última localidad.

La zona se encuentra situada en la falda sur de la Sierra de Toloño, descendiendo desde dichos montes hasta el Ebro, lo que deja una franja conformada por elevaciones suaves, de suelos calizos abundantes en areniscas, ideales para el cultivo de la vid, terrenos a los que acompaña una climatología suave de inviernos no muy rigurosos, cuya temperatura media en el mes más frío ronda los 5º c, primaveras casi siempre respetuosas con la brotación de las viñas y para terminar el proceso de veranos y otoños moderadamente cálidos y secos que dan el punto de maduración de la uva, lo que hace que se puedan producir en la zona unos vinos tan característicos como exquisitos.

Dos son las actividades económicas primordiales de la comarca: el sector vinícola, propiciado por las características antes citadas y el sector servicios, dedicado éste principalmente al turismo, ambas con una oferta de altísima calidad.

La viticultura es la actividad que tradicionalmente ha soportado la economía de la zona y hoy día sigue siendo el sector más importante, aunque con considerables cambios.

El agricultor viene respondiendo a las nuevas exigencias del mercado y está reconvirtiendo sus estructuras hasta convertirse el elaborador y comercializador de su producto. Podemos encontrar que en los últimos años se ha producido un aumento considerable en la oferta de vinos de la zona que ha venido a incrementar los de Bodegas ya existentes con una tradición y prestigio ganado a lo largo de muchos años de buen hacer.

BRIÑAS:

En su Diccionario Geográfico Histórico de La Rioja, Ángel Casimiro Gobantes habla del origen romano de Briñas. Tras pertenecer posteriormente al antiguo Reino de Navarra, se convirtió en aldea dependiente de Haro y no será hasta el siglo XVII cuando se constituya un núcleo independiente. Originariamente el pueblo estaba situado en una colina próxima al pueblo, que a partir del siglo XVI se asienta en torno a su actual emplazamiento.

Se encuentra en Briñas una densidad de casas palaciegas superior a la de cualquier otro lugar de la región, haciéndola merecedora de ser declarada Conjunto Histórico Artístico. Sobre su antigua plaza de la Constitución se alza su iglesia parroquial de la Asunción, impresionante edificio de sillería comenzado a construir a finales del siglo XVI y cuyas obras concluyeron en 1670. Conserva un hermoso retablo del siglo XVII de Hernando de Murillas y Bernardo de Valderrama. En la zona de la plaza se conserva una fuente encajada en un muro, con abovedamiento de cañón y que algunos investigadores suponen del siglo XII. No podemos pasar sin hacer mención el Humilladero, pequeña construcción de sillería junto a la carretera y que alberga un Cristo del siglo XVII. Muy cerca de él hay también un Crucero fechado en 1569 que puede verse elevado sobre las chimeneas de los calaos o cuevas tan características de esta zona vinícola. En su término encontramos un puente sobre el Ebro de origen medieval. A Briñas se le ha llamado con toda la razón villa bodeguera, Puerta y Balcón de La Rioja.

De Briñas parte un sendero de pequeño recorrido, el PR-LR 52, que nos conduce hasta San Vicente de la Sonsierra en un cómodo paseo a orillas siempre del Ebro. El sendero, al igual que el resto de los existentes en la zona, se encuentra perfectamente señalizado.

Recursos Turísticos:

Servicios Turísticos:

 

SAN VICENTE DE LA SONSIERRA:

San Vicente de la Sonsierra se formó por agregación de varias aldeas medievales, muchas de ellas destruidas en las guerras fronterizas. Hoy conserva bajo su jurisdicción municipal los lugares de Rivas de Tereso que en época estival multiplica se población y Peciña, durante el invierno deshabitado y que poco a poco se va recuperando. Su construcción es eminentemente defensiva, con un castillo en su parte superior que guardaba en su interior una pequeña parroquia, hoy ermita de San Juan, que conserva un bello arco ojival y que es la sede la Cofradía de la Vera Cruz de los Disciplinantes.

Concluidas las luchas entre Castilla y Navarra, en el patio de armas se construyó la iglesia de estilo gótico tardío que hoy es parroquia de la villa. Su torre de caras asimétricas para defenderse del viento es hoy el punto más alto de la villa y conforma su perfil más característico.

“La vista desde la iglesia de San Vicente de la Sonsierra en el emplazamiento del antiguo castillo es una de las más bellas de La Rioja. La posibilidad de contemplar desde las cumbres de la Sierra de Cantabria hasta las de la Sierra de la Demanda es uno de los atractivos más importantes de este pueblo.”

Descendiendo del castillo hacia la plaza encontramos un entramado de calles y casonas con fachadas de sillares, blasones de piedra, fiel reflejo de su propia historia. Más allá de la plaza vamos encontrando ermitas que no hace mucho tiempo se encontraban extramuros de la villa. La primera con que nos topamos es la de San Roque, de camino a la de Los Remedios. Esta, de esbelta factura exterior, guarda en un pórtico que le fue añadido la imagen románica que presidió la ermita de Santa María de la Piscina. No son estas las únicas ermitas. En la jurisdicción de San Vicente se hallan otras, algunas de ellas como la de San Pelayo, de las que sólo queda de ellas el nombre, de otras en ruinas como la de Santa María de la Peña o la ermita gótica de Orzales, junto a Rivas de Tereso, que fue destruida durante las guerras carlistas. Otras, como la románica de San Martín conservan todo su encanto gracias a restauraciones recientes.

A su abundante patrimonio artístico, San Vicente de la Sonsierra añade su puente de origen medieval. Parte de éste fue destruido por una crecida en el año 1775 y restaurado posteriormente en 1871. La localidad ha conservado buena parte de sus tradiciones. Los Picaos nos muestran una tradición religiosa desaparecida en el resto de Europa. Pero además ha sabido guardar sus danzas que son elemento imprescindible en fiestas como las de San Isidro o la Virgen de Los Remedios.

San Vicente de la Sonsierra nos brinda también la posibilidad de practicar el senderismo. De aquí parten los senderos de pequeño recorrido PR-LR 50 que se dirige a Ábalos y Peciña, el LR 53 que nos encamina a Rivas de Tereso, además del LR 52. Su recorrido suave entre parajes poblados de viñas nos permite conocer algunos de los emplazamientos de sepulturas que nos recuerdan los antiguos poblamientos medievales de la zona, como la necrópolis de San Pablo o el conjunto de San Andrés.

Recursos Turísticos:

Servicios Turísticos:

 

RIBAS DE TERESO:

Ribas de Tereso es una aldea de San Vicente de la Sonsierra dividida en dos barrios. En su casco se encuentran dos iglesias, la de San Miguel del siglo XII y la iglesia de la Concepción en muy mal estado de conservación. Ribas de Tereso se está recuperando del abandono gracias a un cierto desarrollo turístico. Es lugar ideal para iniciar excursiones a la Sierra de Toloño por alguno de los muchos caminos existentes o aprovechando la infraestructura del Pequeño Recorrido – LR 51.

Recursos Turísticos:

Servicios Turísticos:

 

PECIÑA:

Peciña es la otra aldea de San Vicente de la Sonsierra que se conserva. Su emplazamiento parece haber estado en el pasado en las proximidades de la iglesia de Santa María de la Piscina, de donde procede su nombre. Destaca en su bello casco la iglesia de San Martín. El conjunto de Santa María de la Piscina constituye uno de los tesoros artísticos de la comarca. La ermita fue edificada en 1136 y constituye una de las mejores muestras del románico de una sola nave en La Rioja. Es mandada construir por D. Ramiro Sánchez en recuerdo a su participación en la Primera Cruzada, en la que tomó parte entrando por la puerta de la Piscina Probática. Conserva al pie de su pórtico una necrópolis medieval de tumbas excavadas en la roca.

Próximo al lugar de Santa María de la Piscina se puede contemplar el Dolmen de la Cascaja, descubierto y excavado en 1953. Consta de una cámara a la que se accede mediante un pequeño corredor de aproximadamente dos metros de longitud. En su interior se encontraron restos de 31 sujetos además de diferentes piezas de pedernal, cerámica y bronce.

Por toda la comarca de la Sonsierra encontramos unas curiosas construcciones que forman parte inseparable del paisaje local. Son los chozos o guardaviñas, edificios dedicados a los vigilantes de las viñas o a dar cobijo a los vendimiadores. Existen de diferentes tipologías aunque los más llamativos son, sin duda, los que nos muestran su cúpula cónica levantándose sobre las viñas.

Recursos Turísticos:

 

ÁBALOS:

La actual villa de Ábalos se constituyó en Ayuntamiento independiente de San Vicente de la Sonsierra en 1726. En esta villa nació Martín Fernández Navarrete, director de la Academia de Historia y amigo personal de Jovellanos y Floridablanca, y aquí, en la iglesia parroquial, se hallan sus restos mortales. Esta interesantísima construcción religiosa se levantó en el siglo XVI, con portada estilo Reyes Católicos de muy dura factura, cuenta con una sola nave muy estilizada y con coro alto. Su retablo mayor de gran valor data también del siglo XVI y fue realizado por Beaugrant.

Esta localidad cuenta además con varias ermitas en su jurisdicción, entre las que destaca la de San Felices, románica de una sola nave, recientemente restaurada. La fundación del Santuario de la Virgen de la Rosa está relacionada con una bonita leyenda. Un pastor mudo que cuidaba un rebaño encontró una rosa entre la nieve. Cuando volvió al pueblo recobró la voz para poder contar el milagro, acudiendo los vecinos al lugar. Al excavar entre la nieve encontraron la imagen de la virgen que se encontraba escondida en una pequeña cavidad para protegerla de los moros, levantándose en ese punto el templo del que hoy podemos contemplar las ruinas.

Palacetes y casonas hidalgas, como el palacio del Marqués de Legarda del siglo XVIII, y bodegas centenarias configuran el casco urbano de una de las villas más importantes de La Rioja Alta. Sus calles adornadas con escudos nobiliarios son testimonio de su pasada grandeza. Así como en San Vicente de la Sonsierra encontramos diseminados por el término enterramientos excavados en la roca, que se pueden datar entre los siglos X al XII, así como los lagares para el pisado de la uva también talladas en la roca, son testimonio del poblamiento histórico de toda la zona, así como de la tradición del cultivo de la vid y la elaboración del vino.

Recursos Turísticos:

Servicios Turísticos:

 

 

 

El Camino de Santiago en La Rioja: Etapa 4; Nájera

 

Una vez que abandonamos la población de Ventosa y junto a una Bodega, un camino de tierra nos guía hacia el alto de San Antón en corta y fácil subida camino de Nájera.

Desde esta atalaya la vista se despeja y nos muestra el valle del Najerilla, terreno arcilloso cubierto, como no, de viñas dispuestas en terrazas separadas de monte bajo. La panorámica también descubre Nájera, aparentemente cercana pero realmente distante.

Se baja hasta el paso que salva la N-120 y y se continúa hacia el Poyo de Roldán, enclave donde tuvo lugar el legendario combate entre Roldán y el gigante Ferragut. También nos sale al paso un guardaviñas, construcción circular que servía de refugio a los agricultores y utilizado por los guardas de campo para custodiar las cosechas.

Nájera sigue sin presentarse y tras una fábrica de áridos cruzamos el río Yalde por un pequeño puente de madera y hormigón. Nos alejamos de su cauce y tras kilómetro y medio finalmente, ahora sí, cruzamos la N-120 con mucha precaución, para entrar en la ciudad de Nájera.

Pasamos junto al Polideportivo y continuamos por las Avenidas de Logroño y San Fernando hasta el Puente sobre el río Najerilla. Tras cruzarlo hay que torcer a la izquierda y avanzar por el paseo paralelo al río hasta el centro de la población.

Nájera fue en el periodo comprendido entre los años 918 y 1076, el centro político más importante de la Reconquista. Fue la sede del Reino de Pamplona-Nájera.

Visita obligada será el Monasterio de Santa María la Real, donde están enterrados muchos reyes y nobles vinculados a aquella dinastía.

Impresionante es el complejo rupestre que se levanta en las faldas de los montes que protegen Nájera. Son cuevas artificiales que tendrán su origen en aquellos siglos oscuros en los que las invasiones celtas crearon un clima de inseguridad para sus habitantes.

El Camino de Santiago abandona Nájera por la calle Costanilla en dirección a Azofra.

 

Productos de La Rioja: La Borraja

 

La huerta riojana nos depara agradables sorpresas en las variedades de verduras que nos ofrece. Una de la más sorprendente es la borraja, producto exquisito cultivado con mimo por nuestros agricultores. La Rioja, junto a la Comunidad de Aragón y Navarra son las Comunidades que especialmente la producen.

Rara es la huerta de nuestras riberas que no encontremos esta verdura tan apreciada en la Cocina riojana.

La borraja es un producto esencial en cualquier menestra que se precie dando ese suave sabor que enriquece todo lo que encuentra; toda una delicia para el paladar y aprovechamiento de sus cualidades nutritivas.

La producción de esta verdura es mediante cultivo en pequeños huertos familiares en las fértiles vegas de nuestros ríos.

La borraja es una planta humilde y poco conocida, oriunda de la Europa mediterránea y se reconoce con facilidad por los pelillos que cubren sus tallos y sus hojas, así como por las flores de color azul, rosado o blanco que forma la planta.

El nombre de borraja, deriva del vocablo latín borra, que significa pelo, por la cantidad de pelillos que cubre toda la planta.

Los antiguos fitoterapeutas que basaban sus remedios curativos en los vegetales, recomendaban las flores de borraja como ayuda eficaz en enfermedades que producían fiebre por su reconocido efecto sudorífico y depurativo. Sus flores se empleaban por su efecto cromático, además de por sus propiedades medicinales, como ingrediente de ensaladas.
La borraja destaca por su bajo valor energético debido a que el agua es su mayor componente.

Los maestros de la cocina riojana exaltan y extraen todas sus potencialidades en gran cantidad de Restaurantes de nuestra Comunidad. Dada su textura y sabor suave permiten experimentar con ella múltiples combinaciones. La borraja puede servirse como guarnición de segundos platos, sobre todo en el caso de los pescados.

Beneficios:

En su composición vitamínica es apreciable el aporte de vitamina C y de pro – vitamina A (beta – caroteno), ambas de reconocida acción antioxidante. El beta – caroteno es un pigmento natural que confiere el color amarillo – anaranjado – rojizo a los vegetales y que el organismo transforma en vitamina A en función de sus necesidades.

En el caso de la borraja, el beta – caroteno está enmascarado por la clorofila, pigmento más abundante. La vitamina A o retinol contribuye al mantenimiento y reparación de los tejidos corporales, favorece la resistencia a las infecciones, es necesaria para el correcto desarrollo del sistema nervioso y para la visión e interviene en el crecimiento. También participa en la elaboración de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales.

Además, es reconocida por su acción antioxidante, al igual que la vitamina C. Ésta última interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la resistencia a las infecciones y la absorción de ciertos nutrientes de los alimentos (hierro, ácido fólico y ciertos aminoácidos).

En la borraja destaca el potasio, el calcio, el sodio y el hierro, además de cantidades discretas de magnesio, zinc y fósforo. El calcio y el hierro vegetal se aprovechan mucho menos que los procedentes de alimentos de origen animal por parte de nuestro cuerpo.

El potasio interviene en la transmisión y generación del impulso nervioso, en el funcionamiento de la actividad muscular normal, así como en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

La planta contiene mucílagos, un tipo de fibra, y significativas cantidades de flavonoides y taninos, sustancias responsables de diversas propiedades medicinales que se le atribuyen a la borraja.

Conservación:

La planta de mayor calidad es la que presenta las hojas frescas, tiernas e intactas, de color verde brillante y uniforme. No conviene elegir las borrajas de hojas muy ásperas, con tallos gruesos y fibrosos y de tono amarillento, ni las que tengan las hojas blandas y lacias.

Como se trata de una verdura muy perecedera, conviene conservarla en la nevera dentro de una bolsa de plástico perforada y no lavarla hasta el momento de su utilización.

El disfrute del delicado sabor de la borraja y de sus virtudes nutritivas cada vez resulta más sencillo. La industria agroalimentaria trabaja en la fabricación de la borraja en conserva y, desde hace poco tiempo, se comercializa ultracongelada, al igual que otras verduras. Y cada vez más verdulerías ofrecen al consumidor raciones de borraja limpia y cortada, lista para cocinar.

 

Recetas de La Rioja – Tallos de Ajos

 

Este plato es relativamente moderno, pero se ha hecho muy popular y puede considerarse uno más dentro de la culinaria riojana.

Los tallos de ajo son las partes que los labradores cortan para evitar que crezcan en demasía, de tierra para afuera.

Antiguamente estos tallos no tenían apenas aprecio, quizá por ser un producto de corta temporada, pero al aparecer la posibilidad de mantenerlos en conserva se hicieron más populares.

Los tallos de ajo se guisan con frecuencia en revuelto o en tortilla.

Ingredientes:

Tallos de ajos
Aceite
Huevo

Elaboración:

Se rehogan en una sartén con un poco de aceite y se revuelven con huevo batido o se forma una tortilla.

Hay quien cuece primero los tallos, y en ese caso, basta con un par de vueltas en la sartén.

 

Recetas de La Rioja – Pisto riojano

 

Ingredientes:

Calabacines
Ajos
Tomate
Pimiento verde
Aceite
Sal
Huevos

Elaboración:

Se le echa sal, se deja a fuego moderado para que se vaya cociendo y se reduzca el jugo de las hortalizas.

Cuando ya está hecho, probablemente después de una hora y momentos antes de servir a la mesa, se echa a la cazuela un huevo batido.

Se revuelve hasta que se cuaje y a servir…

 

 

Recetas de La Rioja – Espárragos

 

Los espárragos habrán de pelarse con cuidado para evitar que, después de cocidos, aparezcan hebras.

Ingredientes:

Espárragos
Agua
Sal
Vinagre
Aceite
Salsa mahonesa

Elaboración:

Se cortan aproximadamente a una longitud de veinte a veinticinco centímetros. Según se vayan pelando se echan en agua fría.

Se pone un puchero con agua y sal, unos quince gramos de sal por cada dos litros y medio de agua, y cuando hierve, se introducen los espárragos de forma que queden tiesos con la punta sobresaliendo por encima de la superficie del agua unos tres o cuatro centímetros.

A los diez minutos se cubren totalmente añadiendo agua hirviendo. Esto se hace porque las puntas de los espárragos son mucho más blandas que el resto. Siguiendo esa fórmula, se evita que las puntas aparezcan excesivamente cocidas.

Cuando con una aguja se atraviesa el tallo es que ya están cocidos. Una vez que se enfrían ya están a disposición de servir.

Se toman acompañados por aceite y vinagre o con salsa mahonesa.

 

Recetas de La Rioja – Pochas con Codorniz

 

Durante la época de las pochas, se hace muy popular este plato, especialmente en los Restaurantes riojanos.

El añadido de la codorniz como ingrediente a unas sabrosas pochas permite componer un guiso muy completo.

Ingredientes:

Pochas
Cebolla
Codornices
Tocino de jamón
Aceite
Sal
Pimiento
Tomate

Elaboración:

Para obtenerlo, se echan las pochas desgranadas a un puchero de agua con un trozo de cebolla, una codorniz por comensal y un poco de tocino de jamón, partido en trozos.

Se sala convenientemente y se añade una chorretada de aceite.

A medio hervir, se añade pimiento troceado y un tomate.

Una vez en su punto, se sirven las codornices sobre las pochas.

 

 

Recetas de La Rioja – Migas a la Riojana

 

Se utiliza el pan duro de dos o tres días. Esta elaboración permite aprovechar el pan que se nos ha quedado atrasado.

Ingredientes:

Aceite
Ajos
Tocino
Jamón
Chorizo
Pan
Pimentón

Elaboración:

Se disponen rebanadas finas y se desmenuzan con los dedos, convirtiéndolas en migas. Se colocan en un recipiente, se les echa sal fina y se humedecen con agua sacudiéndola con la mano.

Se dejan de dos a tres horas para que se vayan esponjando. Hay que tener cuidado de que no sea excesiva la humedad, así como envolver las migas para que todas sin excepción reciban la misma humedad.

En una cazuela de barro, se vierte aceite y se rehoga ajo picado y tocino. Se puede agregar también si se desea, jamón picado muy menudo y chorizo troceado.

Cuando todo está sofrito se agregan las migas y un poco de pimentón. Se agitan bien con una cuchara de madera hasta que las migas adquieren un tono dorado.

Se sirven calientes, recién hechas o recalentadas.

 

Recetas de La Rioja – Gordillas

 

Las gordillas se forman con las tripas de los corderos y los entresijos.

El entresijo es la grasa que tienen los corderos en la cavidad abdominal para sujetar el paquete intestinal.

Ingredientes:

Gordillas
Cebolla
Laurel
Sal
Aceite
Harina
Ajo
Perejil

Elaboración:

Se toma un poco de entresijo y se rodea de tripas, una vez lavadas cuidadosamente, formando una medeja como los embuchados, pero de menor diámetro.

Una vez hechas las gordillas, se cuecen con abundante agua fría. Se pone una cebolla, laurel y sal.

En una cazuela con aceite, se añade un poco de harina y un majado de ajo y perejil, agregando un poco de agua.

Sobre esta salsa, se incorporan las gordillas.

Se deja el guiso a fuego moderado durante veinte minutos y a servir.

 

Recetas de La Rioja – Cordero en Caldereta

 

La carne del cordero troceada se rehoga en una cazuela con aceite. La carne ha de ser con preferencia del brazuelo.

Ingredientes:

Carne de cordero
Cebolla
Zanahoria
Puerro
Harina
Salsa de tomate
Ajo
Perejil
Guisantes
Alcachofas
Sal

Elaboración:

Se añade cebolla picada, zanahoria troceada y puerro picado. Se agrega la sal.

Bien rehogado se le añaden una cucharada de harina, un poco de salsa de tomate y un majado de ajo y perejil desleído en un poco de agua, si es de caldo, mejor.

Se echan también guisantes y alcachofas previamente hervidas y se deja cocer todo hasta que se vaya haciendo.

Antes de servir se le agregan unas patatas fritas.

 

Page 4 of 4« First...234
ACCESO A EMPRESAS


Facebook